sábado, 9 de diciembre de 2017

HENRY ALIATAN: RELATOS CORTOS


Un nuevo libro de relatos acaba de aparecer: RELATOS CORTOS, de nuestro buen amigo José Enrique, con el mérito altruista añadido de que dona todos los ingresos de su venta a la O.N.G Tira avant Alboraia solidaria.
     El libro es muy interesante y el autor da pruebas de su exuberante creatividad y dominio de la narración directa con conocimiento del vocabulario correspondiente a cada tipo de relato.
     Destacamos los relatos "Descriogenización", "Agente especial", "La fiebre del oro" y "El barco".
     Un auténtico placer leer este libro que no defraudará al lector amante de sumergirse en ambientes y aventuras a veces difícilmente imaginables.
     La enhorabuena Henry.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

PASCUAL CASAÑ: ANTONIO PORPETTA, POESÍA DE LA EMOCIÓN

Foto de José Luis Vila
ANTONIO PORPETTA, POESÍA DE LA EMOCIÓN

La decimoquinta edición de “Poetas en el Ateneo”, celebrada el pasado 31 de noviembre, tuvo como protagonista al poeta de Elda Antonio Porpetta. Tras las palabras de Vicente Bosch, “celebrando su venida a Valencia y al Ateneo de tan gran poeta” y las emotivas de Ricardo Bellveser, dirigidas “al entrañable amigo y compañero de aventuras poéticas”,  el creador y motor de esta brillante idea y prestigiosa realidad, Vicente Barberá, condujo el acto.
Porpetta es Licenciado en Derecho y doctor en Filología Española, Miembro Correspondiente de las Academias Norteamericana y Guatemalteca de la Lengua Española, así como de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Estuvo casado con la poeta y editora Luzmaría Jiménez, fallecida en 2015, de la que guarda un profundo recuerdo.
Su extensa obra abarca poesía, ensayo y narrativa. En poesía ha publicado entre otros los poemarios Por un cálido sendero (Madrid, 1978), La huella en la ceniza (Alicante, 1980); Cuaderno de los acercamientos (Sevilla, 1980); Meditación de los asombros. (Valencia, 1981); Ardieron ya los sándalos (Madrid, 1982); Territorio del fuego (Madrid, 1988 y 1989); Adagio mediterráneo (San Sebastián de los Reyes/Madrid, 1997); Silva de extravagancias (Madrid, 2000); Penúltima intemperie (Antología personal; Como un hondo silencio de campanas (San Salvador, 2005); y La mirada intramuros (Madrid, 2007).
Ha recibido, entre otros, los premios: “Fastenrath”, de la Real Academia Española (1987), “Ángaro” (1980), “Gules” (1981), “Hilly Mendelssohn” (1983), “José Hierro” (1996), “Ciudad de Valencia” de Poesía y de Ensayo en Castellano (1999 y 2003, respectivamente), y los de la Crítica Literaria Valenciana de Ensayo (1996) y de Poesía (2001). En 1987 le fue concedida la "Medalla de Plata" de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles. Pero –afirmó ante una pregunta de Barberá–, el que más le ha ilusionado es el primero de todos ellos, una Mención Honorífica de un certamen poético convocado por un pequeño pueblo murciano, que consistió únicamente en la felicitación personal del alcalde por un poema que fue incluido entre los finalistas.

Desde 1984 viene desarrollando gran parte de su actividad pública en universidades e instituciones académicas y culturales de muy diversos países de los cinco continentes en calidad de conferenciante, lector de poemas y director de seminarios de iniciación poética, además de divulgador de la literatura española; “en más de ciento veinticinco universidades”, afirmó Vicente Barberá. En este sentido, ha merecido destacados reconocimientos, entre ellos la “Llave de Oro” de la ciudad de Smederevo (Serbia), una “Proclama de Honor” de la Presidencia del Condado de Manhattan, por su continuada labor académica y literaria con las comunidades hispanas de Nueva York, y la "Orden de los Descubridores", de la Sociedad St. John's University, New York.

La proyección de la lectura de su poema “Digo amistad” del libro La huella en la ceniza, por parte de Virgilio Fuero, dio paso a las preguntas de Vicente Barberá y del público asistente:

– ¿Una costumbre ligada a tu actividad literaria? –inquiere Barberá.
– Cuando doy por terminado un poema hago sonar una pequeña campana –responde el poeta.
– ¿Una campana?
 –Sí, el sonido de campana es como un símbolo que anuncia el cierre de algo y el inicio de otra cosa distinta, pero relacionada con la anterior. Para mí representa el cierre de un poema y la disposición a empezar uno nuevo.
 –¿Qué poeta te gusta más?
 – Me gustan muchos poetas, pero no voy a decir ningún nombre. En general, me gustan todos aquellos poetas que sean capaces de escribir un poema o un verso que pueda conmover con su lectura.

La serie de preguntas fue alternada con las intervenciones y comentarios de los asistentes: Pedro J. de la Peña,  Mª Teresa Espasa, Vicente Bosch, Mª Carmen Tormo…

Y el acto finalizó con la lectura de poemas. En esta ocasión, no hubo lectura de otros poetas, sino que Antonio Porpetta prefirió recitar él mismo sus propios poemas: “Un día”, “Los ángeles del mar”, “La vieja dama”, “Niños sin azul”, “Cuervos”, “El niño”, “Las sirenas”. Y la verdad es que esta elección fue todo un acierto, porque con su voz profunda, cadenciosa, con una sensibilidad exquisita y un ritmo perfecto, el poeta supo imprimir a cada uno de los poemas y versos el registro adecuado, despertando así las emociones entre el público asistente, como pocas veces se ha hecho. 

En definitiva, una tarde poética espléndida. Si hubiera que formular algún reproche quizá cabría este: el Ateneo posee dos aulas de poesía “Aula 1” y “Aula 2”; pero entre el público se vio pocos miembros de una y otra, posiblemente debiera de existir un mayor compromiso por parte de sus poetas hacia este tipo de actos que, sin duda, están marcando una etapa en el ámbito poético valenciano, que es lo mismo que decir, en el ámbito cultural valenciano.

Todo un acierto de Ricardo Bellveser y Vicente Barberá en elegir a Antonio Porpetta para protagonizar una tarde poética que fue todo un lujo no solo para los asistentes, sino también para el propio Ateneo.   
                                                                                                                  Pascual   Casañ
Foto de José Luis Vila

martes, 28 de noviembre de 2017

BIBIANA COLLADO: EL RECELO DEL AGUA


Poco que añadir a lo ya dicho y leído sobre este poemario de Bibiana. Hace unos días con motivo de un recital tuve ocasión de intercambiar un libro mío de poesía por EL RECELO DEL AGUA. Hoy acabo de leerlo. Verdaderamente conmovedor.
     Hay que leerlo entero, y sin prisas, para ordenar, a mi modo de ver, todas las teselas del mosaico de la vida, percibida desde el singular lugar de la conciencia en un repaso estremecedor de los recuerdos.
     Mi más sincera enhorabuena y admiración.

lunes, 27 de noviembre de 2017

ANTONIO PORPETTA EN POETAS EN EL ATENEO, EL 30-11-17 A LAS 19:00


EL HÉROE

(De "Los sigilos violados")

(Estatua ecuestre de un aguerrido militar cargado de medallas, junto a un estanque, en un parque público.)

Enardecido el puño, diamantinos
sus ojos de guerrero.
Pendiente del estanque y de sus torvas,
temibles barquichuelas.
Poderosa su espada, vigilando
el fragor de los árboles.
Bravo el gesto, quizás brava la voz
cuando arenga a los pájaros.
Dispuesto a los combates más celestes
al frente de sus nubes.
Olvidado del miedo y de la huída
ante las primaveras.
Atento al resonar de los clarines
cuando el viento acomete.
Imagen del valor, altos designios
en el bronce imbatible de su testa,
al triunfo y la victoria siempre alzada.

Abajo, junto al tierno pavor de las palomas,
los viejos piensan en sus viejas cosas,
los mayores pasean muy despacio
comentando la vida.
                                            Y los niños,
los niños invencibles,
ajenos al clamor de las batallas…
sencillamente juegan.

domingo, 26 de noviembre de 2017

ANTONIO PORPETTA EN POETAS EN EL ATENEO

Serbia 2012

EL GATO

(De “La mirada intramuros”)

Todos los escritores con corazón se han ganado
 un gato que los sigue y los protege.
                                 Osvaldo Soriano

Llega desde su olimpo,
avanza muy despacio por la casa
con su preciada carga de secretos,
miedos inesperados,
intrépidas pesquisas.
Se me acerca, me mira, me olfatea
con un trémolo leve en su nariz de príncipe,
y después se sumerge en la quietud,
ajeno, ensimismado.
Tras resolver sus dudas, decide que merezco
un poco de atención, quizás incluso
un poco de cariño.
Y en ese mismo instante sus ojos verdeoliva
se humanizan, me entregan
esa convexa lumbre en la que alienta
un sereno universo de locura.
Y me siento admitido, incorporado
a su mágico mundo, parte ya
de su vivo misterio deslizante.
Un salto a mi regazo me demuestra
su imperturbable vocación de amigo,
su firme voluntad de protegerme
de vendavales, lágrimas, heridas,
asechanzas oscuras.
Y así me lo declara su enigmático
y lento ronroneo,
como un largo monólogo,
como una larga nana rumorosa.
Con silente emoción, pongo mis manos
sobre su cuerpo, vibro
con su ondulada y cálida verdad,
siento el  pálpito fiel de esta mínima vida
en cuya compañía 
me renuevo, me encuentro, me descubro.

(Qué feliz yo sería si este humilde
milagro de ternura
que aquí late a mi lado,
además de existir en mi poema…
de verdad existiera).

sábado, 25 de noviembre de 2017

LITER NAUTA

Portada de la revista (Foto de José Luis Vila)

Estimados amigos:

En esta Valencia polifacética bañada, aparte de por el mar, por una pléyade de poetas cada vez más numerosa, una nueva revista poética, Liter Nauta, que ya existía en versión digital, acaba de aparecer en papel.
            El pasado jueves, en el Ateneo Blasco Ibáñez, tuvo lugar la presentación en un interesante acto en el que tomaron la palabra, Isabel Oliver, Presidente del Ateneo Blasco Ibáñez, Juan Luis Bedins, Presidente de CLAVE y Luisa Pereira Núñez, Directora de la revista, entre cuyos objetivos se encuentra el de ser puente entre organizaciones literarias de todo el mundo  hispanoamericano, especialmente Argentina y Paraguay, a través de Internet.
            En el acto intervino la soprano Graciela di Palma que interpretó brillantemente canciones de entre las que destacamos el tango de Carlos Gardel y Carlos Le Pera, El día que me quieras, la hermosa canción Don’t Cry for mi Argentina, del musical Evita y El Guardaespaldas, de la película del mismo nombre, de Mick Jackson.
            Para terminar hubo un aperitivo que sirvió para que el público congregado pudiera charlar y saludarse en el reencuentro. En la revista aparecen interesantes artículos de:

            Luisa Pereira, el Editorial.
            Juan Luis Bedins, Asociaciones y Agrupaciones Culturales en Valencia.
            Francisco Ponce, XXXVI Premios de la Crítica Literaria Valenciana, 
                      y 10 Años de A-rimando.
            Isabel Oliver, Ateneo Blasco Ibáñez-Colección Algo que Decir.
            Mila Villanueva, Asociación Cultural Concilyarte.
            Pura Peris, Asociación Cultural Jam Poética.
            José romero, Asociación Cultural La Platea.
            Mª Auxiliadora Fonellosa, La U.N.E.E.
            Patricia Cuenca, Torrent de Paraules-Un remanso de Cultura.
            Vicente Barberá, Poesía en el Ateneo Mercantil de Valencia.
            José Carlos Llorens, Poetas en Red.
            Gloria de Frutos, Íntima Historia.
            Ricardo Bellveser, Los homenajes que nos debemos los valencianos.
            Miguel García, Y llegó la declamación.
            José Vicente Peiró, Caminando por la temporada teatral pasada.
            Marcel Marck, El teatro ahora.
            y Carmen carrasco, La pequeña flor.

            La enhorabuena por la iniciativa a la que deseamos toda clase de éxitos. Así estaremos menos solos y siempre habrá alguien en el espejo.

jueves, 23 de noviembre de 2017

ANTONIO PORPETTA EN POETAS EN EL ATENEO, EL 30-11-17 A LAS 19:00

San Salvador, 2005

DONDE SE DICE DE LOS OJOS DE LA AMADA
Y DE SU EXTRAÑA PROXIMIDAD

(De “Territorio del fuego”)

Yo no sé qué sucede, amiga mía,
con tus ojos:
los tengo siempre cerca,
tan lluviamente próximos
que con ellos tropiezo a cada instante
como el viento tropieza con los pájaros.
No sé si es que los pierdes,
los dejas olvidados,
como olvidas y pierdes tantas cosas al día:
tu inocencia, el futuro,
el sabor de los miércoles...
o es que son, simplemente, derramados y múltiples,
de mirada plural y peregrina.
Los encuentro en mis libros
resumiendo en su azul la mar entera,
en el llanto cansado de los viejos retratos,
en la luz del quinqué, en los estuches
donde guardo tu ausencia,
en todos los espejos,
en todas las estatuas,
en todas las adelfas.
A veces me vigilan desde el techo
con su casta negrura,
o juegan con el gato en las alfombras,
o surgen de repente entre las teclas
de mi olympia portátil
y entonces ya no hay forma de acabar el poema.
Cuando voy por la calle me persiguen
con su verde milagro de arrayanes,
se posan en mi hombro,
saltan a las buhardillas,
o esperan escondidos detrás de las farolas
hasta que los descubro y se diluyen
en un vuelo de risas y pestañas.
Y en la noche, dormido, se me acercan
con su pardo color de miel antigua,
los noto acariciarme, meterse entre mis venas
y navegar mi cuerpo mansamente
en una singladura de párpados y sueños.
Ah, tus ojos tempranos que todo lo amanecen,
tus ojos caminantes que lo bautizan todo
con el agua más clara,
tus ojos unitivos
que atraviesan mi tiempo y lo reducen
a su doble universo,
       tus ojos compañeros,
tus ojos: tantos ojos
      que jamás me abandonan.

martes, 21 de noviembre de 2017

ANTONIO PORPETTA EN POETAS EN EL ATENEO, EL 30-11-17 A LAS 19:00



DONDE SE DICE DE LOS LABIOS DE LA AMADA
Y EL POETA ES ALCANZADO POR UNA
DULCE MUERTE

(De “Territorio del fuego”)

Cauces de la palabra, sembradores
de hielos o luciérnagas,
ya manantial altivo, ya planicie
frutal, enredadera
de muérdago y campana, antesala
de intrépidos galopes hacia siempre,
de plenilunios largos como nunca.
Mas sobre todo, cráter,
tierno cráter de luz que me sucumbe,
que entero me derrama hacia el olvido,
atalaya trigal, silbo del fuego,
vestíbulo feraz del mediodía.
Quizás, tras de vosotros, una lluvia,
una lejana lluvia que amanece
recubierta de sueño,
        como un musgo
que invitara a vivir lo no vivido,
pregonera de un tiempo inevitable
que en esta patria tiene su manida.

Entre cráter y musgo me desvelo:
una aldaba, una voz, un desafío.
No sé si me llamáis o soy quien llama
ni quién es tigre aquí, ni quién paloma,
pero el imán ejerce su mandato,
se hace viento la sangre, manifiestan
las ascuas su destino.
Lentamente me acerco:
              ya os respiro,
                                          ya soy,
ya casi nazco.
Si vosotros quisierais,
si quisieras...
Qué serena canción, qué profecía,
qué inmune realidad en vuestro cuenco
inagotable y mío.
Qué dulce muerte así,
          qué muerte ahora.

lunes, 20 de noviembre de 2017

RECITAL POR TODO LO ALTO EN EL ATENEO

Tal como estaba anunciado, en uno de las habituales conciertos del domingo en el Ateneo, tuvo lugar la interpretación de la soprano Consuelo Gómez Padilla, acompañada al piano por Berta Tubillejas Andrés, de un conjunto de poemas de poetas franceses, la primera parte, y españoles, la segunda, como puede verse en la información que se acompaña. Encarna Beltrán fue la organizadora y Luis Balairón coordinó el acto que fue muy aplaudido por el público asistente.

De izquierda a derecha: Luis Balairón, Berta Tubillejas, Vicente Barberá, Consuelo Gómez y Ricardo Bellveser




domingo, 19 de noviembre de 2017

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "POESÍA CLÁSICA", DE PEDRO J. DE LA PEÑA

De izquierda a derecha: Vicente Barberá, Alejandro Font de Mora,
Pedro J. de la Peña y Virgilio Fuero

Estimados amigos:

Tal como estaba anunciado, el pasado jueves tuvo lugar en el Salón de Actos del Museo de la Ciudad de Valencia, la presentación del último poemario, por ahora, del poeta Pedro J. de la Peña, titulado POESÍA CLÁSICA.
            En él participaron, leyendo algunos de sus poemas, los conocidos poetas:

            Virgilio Fuero, que proyectó el poema "Manuel y Antonio"
            Antonio Mayor
            Pascual Casañ
            Juan Ramón Barat
            Bibiana Collado
            Susana Benet
            Blas Muñoz
            Juan Luis Bedins
            Joaquín Riñón.

            El acto comenzó con la intervención de Alejandro Font de Mora, escritor, pintor y Vicepresidente de la Cortes Valencianas, que definió la poesía clásica y elogió la trayectoria de Pedro en este campo así como sus cualidades personales y la circunstancia de ser un caballero y dedicar incluso un poemario (POESÍA HÍPICA) a estos nobles animales. Compuso y leyó un extraordinario soneto, especialidad que domina, a propósito de esta presentación.
            Seguidamente Vicente Barberá, prologuista del libro,  se refirió a la extensa e intensa gran obra del poeta (más de un centenar entre poesía, narrativa, ensayo y relatos) y describió algunos aspectos sobresalientes de la poesía y poemas de POESÍA CLASICA resumiendo algunas características de los poemas que se iban a leer. Se refirió a la gran facilidad versificadora de Pedro que permite al lector ver más allá del significado literal de sus versos, cualidad que destaca William Ospina con estas palabras: En el arte, como en la vida, lo más profundo siempre está sugerido, más que dicho, y el alcance de lo que se dice expresamente, de lo evidente, es siempre menos poderoso.
            Insistió en el valor que tiene la inspiración para el autor, que en numerosas ocasiones la ha resaltado, en el sentido que señala Platón cuando afirma que: El poeta es una cosa ligera, alada, sagrada; que no está en posesión de crear sino después de ser inspirado por un dios y de dejar de ser dueño de su razón; mientras conserve la capacidad o facultad de la razón es incapaz de crear una obra poética.
            La inspiración, la imaginación y la sensibilidad, sin olvidar que el buen poeta debe haber leído mucho, tener una amplia cultura y la técnica necesaria para escribir poesía, son las características o requisitos fundamentales de un buen poeta. Los poetas, afirma en un vídeo del programa “Momentos”, de Elga Reátegui: somos canales de voces ajenas.
            Para terminar, dado que en la sala se encontraban numerosos amigos suyos que antes fueron alumnos, nos dio una clase magistral diciendo cosas como que la poesía no existe sin emoción, que la casualidad es como una revelación inmediata e imprevisible y que la inspiración viene y se va a su antojo (huye a quienes la persiguen). Por último, se refirió al lenguaje poético como distinto del habitual y a la importancia de la musicalidad en la poesía.
       En resumen, una velada extraordinaria en la que Pedro dio, una vez más, muestra de su conocimiento poético suficientemente demostrado después de tantos galardones, publicaciones y años de profesor universitario.